16 nov. 2009

Sensibilidad


Me parece tener una cierta y ciertamente poco explorada sensibilidad por las cosas filosóficas e históricas.


Recuerdo que la primera vez que determiné la mencionada presencia acaeció por allá del año 2004 ó 2005 durante mi etapa de estudiante universitario pleno. Como parte del plan de estudios de mi carrera, Economía, se establecía el requisito de llevar un curso de Historia y un curso de Ciencias Políticas. Yo matriculé dos de cada uno en períodos diferentes. Cursé Historia del Medio Oriente e Historia de Inglaterra, con Roberto Marín Guzmán y Nancy Worsfold (sic) respectivamente; Principios de Ciencias Políticas e Introducción al Pensamiento Político I con Rodrigo Madrigal Montealegre y Luz Marina Vanegas.


Historia de Inglaterra y Principios de Ciencias Políticas apestaron. Los contenidos del curso resultaron en extremo flojos en cuanto al curso de la cosa británica y el segundo porque el profesor ya estaba y sigue estando muy mayor, lo cual impidió un desenvolvimiento adecuado de su persona. Es poco lo que logré aprender. Algunas cuantos videos interesantes sobre Gran Bretaña. Del curso de Ciencias Políticas lamento no recordar, porque estoy seguro que algo interesante se debíó enseñar. Después de todo, el profesor fue miembro fundador de la Escuela de Ciencias Políticas del alma mater.



Historia del Medio Oriente elaboró en mi persona la sensibilidad por los problemas de la región topónima. Los datos y hechos históricos, tratados de manera magistral en la labor académica de Roberto Marín, no permiten dudas sobre la vigencia de la causa musulmana, árabe, palestina, sunita, chiita, términos todos remotamente sinónimos. No caben las dudas sobre la asimetría del conflicto palestino-israelí y la carencia de validez de la causa israelí. No caben las dudas de la honorabilidad de la religión musulmana y de la injusta confusión patrocinada por Occidente según la cual se confunde árabe con musulman con fundamentalista con extremista con terrorista, términos todos -- de nuevo -- no necesariamente sinónimos. No caben dudas de que el Islam y todo su bagaje cultural son acreedores válidos de lo que por derecho denominan su tierra. Es un cultura profundísima y riquísima y de verdad, como católico fiel, recomiendo su estudio. La apertura de la mente a maneras auténticamente diferentes de pensar y concebir la sociedad es un resultado palbable. En resumida cuenta, volvería a llevar una vez y la siguiente el mencionado curso.


De la cosa introductoria a la filosofía política recuerdo, pues, poco. Esto se explica porque en un reducido margen de 16 semanas se debió dar cobertura a más de una decena de siglos de filosofía política, tarea realizable a nivel de pregrado si bien la profundización no deviene adecuada. A diferencia de los cursos de historia, los de filosofía requieren devoción y perseverancia si se desea trascender el nivel de pincelada. Se requiere estudio, consulta amplia de hipertextos, investigación, conclusiones y repetición del ciclo. En temas de filosofía, para alcanzar el nivel básico se requiere profundización y tiempo. Esta es mi percepción, y como la profundización y la paciencia nunca fueron virtudes que ejerciera en mi época de universitario, muy a mi pesar, de allí que mi nivel de conocimiento de la cosa filosófica es probablemente el mismo que al incio de dicho curso hace ya varios años.


Ciertamente no considero tener un nivel que valiera la pena denominar aceptable dada mi experiencia estudiantil. Desafortunadamente, habría requerido perseverancia y paciencia y estas no han sido nunca mis mejores virtudes. Humildad también me hizo falta, para reconocer que habrían valido los esfuerzos por trasnochar unas cuantas noches adicionales y haber así desatado esa sensibilidad por la cosa filosófica e histórica que sé que allí tengo, sólo que adormilada. O de cómo a través de estas breves notas me doy cuenta lo mucho que me hace falta para un verdadero despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por favor mantener un lenguaje apropiado. De lo contrario la consecuencia espero sea obvia.